Tel: +506-2460-3525 / +506-8879-1923
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Envíenos sus Noticias
Infórmenos
Martes, 21 Enero 2020 12:54

Errores fatales


Muchos de nosotros manejamos nuestras finanzas personales en forma sencillamente desastrosa.

Aunque una parte de nuestra consciencia siempre nos advierte del inminente peligro que se avecina, la mayoría de las veces decidimos ignorar su voz y conscientemente elegimos tomar decisiones que llevan nuestras finanzas personales a la ruina. Por ejemplo, utilizamos las tarjetas de crédito como forma de pago principal. Nos hacemos la extraña idea de que ese dinero nos pertenece, que no es prestado y que es mentira que nos cobrarán una fortuna en intereses por el mismo si no lo pagamos.

Cuando se acerca la fecha del pago de contado, no tenemos el dinero suficiente para cancelar el saldo pendiente y terminamos por hacer pagos mínimos. ¡No sin antes abultar nuestra deuda por nuevas compras! Y como, debido al altísimo endeudamiento, nuestros ingresos ya no nos alcanzan para pagar el techo, la comida y los servicios básicos, nos vemos presionados a endeudarnos cada vez más.

Es así como el mismo sistema de banca que nos vendió las tarjetas de crédito nos ofrece la menuda solución de unir nuestras deudas en una sola. Es decir, pagar deudas con más deuda. Esta es una viñeta del manejo de las finanzas personales a la tica. Ya que muchas personas afortunadas todavía recibiremos un aguinaldo antes de los primeros veinte días de diciembre, se hace absolutamente indispensable que estemos atentos para elegir la razón cuando esa parte de nosotros vulnerable a las compras superficiales sea tentada a despilfarrar el dinero.

Comprar no es necesariamente algo malo. Por medio de nuestras compras, también beneficiamos a muchas personas que trabajan en diferentes sectores como sería por ejemplo el de comercio y servicios. Pero si vamos a comprar, que sea de forma racional, responsable y planificada tal y como nos lo aconsejan los especialistas en la administración de finanzas personales.

Que nuestra falta de razón no nos condene a una vida llena de sensación de fracaso, culpa, impotencia, desesperanza, amargura, problemas interpersonales y síntomas físicos relacionados con el estrés crónico que causan las deudas.    

Por:Lic. Gabriel Molina González Psicólogo
Tel: 8714-0501
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 


Todos los derechos reservados San Carlos Al Día
Diseño y diagramación por My506.com

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.